Kamis, 27 Februari 2014

Qué corta es la niñez

 
Acabo de hablar con mi hija y me contó que estaba muy preocupada porque no se había aprendido la canción del Pulpito... supongo que era una canción que le enseñaron en el jardín y que no alcanzó a memorizar, pero ese hecho me hizo pensar en mi niñez y en las inquietudes que uno tenía a esa edad.
¿Les ha pasado alguna vez que añoran volver a ser niños?
Yo veo a mi hija y me dan ganas de volver a esa etapa, cuando no importaba estar limpio o sucio, no importaba quién ganaba o quién perdía, sino sólo jugar una y otra vez; esa etapa cuando los amigos llegaban a tu casa a buscarte para jugar a las escondidas o al tombo, cuando la inocencia era la tónica y la maldad más grande era jugar con agua y terminar empapado.
De alguna forma, a través de los hijos, volvemos a ser niños y nos damos un espacio para saltar y reir de buena gana con cosas simples, volvemos a tener cosquillas, a pintar con témpera, a jugar con masitas (ex plasticina), a inventar cuentos, a imaginar historias, a ser felices con esos pequeños que iluminan nuestra vida.
La niñez es muy corta, pero hoy la voy a alargar y revivir jugando al "Pulpito" con mi hija.

Tidak ada komentar:

Poskan Komentar